Taller de socialización, consulta y validación sobre negociaciones del Acuerdo Voluntario de Asociación (AVA) Honduras y la Unión Europea (UE) en Tegucigalpa

A nivel mundial existe preocupación por los efectos de la tala ilegal de los bosques, en muchos casos es alarmante, y Honduras no escapa a esta situación, tal como lo reporta la reciente Evaluación Nacional Forestal, la deforestación del país es de 25 mil hectáreas al año (ICF, 2017). La tala ilegal arrebata a los gobiernos y comunidades los recursos de los que dependen, daña los ecosistemas, acelera los efectos del cambio climático, alimenta los conflictos por la tierra y además afecta negativamente los negocios de las empresas que cumplen la ley.

Lo que se requiere para detenerla es una buena gobernanza forestal. Esto significa ponerse de acuerdo sobre la tenencia de la tierra y el bosque, y a continuación mejorar las formas de su uso y manejo. Para hacerlo los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado deben trabajar bajo un mismo objetivo, deben tener claras sus funciones y responsabilidades y disponer de información para todos.

La Unión Europea (UE) impulsa un Plan de Acción para Combatir la Tala Ilegal mediante la Aplicación de las Leyes, la Gobernanza y el Comercio Forestal (FLEGT por sus siglas en inglés). En el 2003 la UE acordó acciones internas para aplicar políticas de compras de productos madereros legales, utilizando mecanismos de diligencia debida para asegurar que solo se vendan productos madereros legales en sus mercados. La UE también aborda la mala gobernanza forestal de los países productores apoyando la oferta de madera mediante la firma de Acuerdos Voluntarios de Asociación (AVA) al Plan FLEGT.

El AVA entre Honduras y la Unión Europea se ha caracterizado por ser un proceso inclusivo y participativo, que se basa en el consenso entre el gobierno, sociedad civil, pueblos indígenas y afrohondureños y sector privado, para hacer posible que todas las partes interesadas se involucren en la incidencia de las políticas que gobiernan los bosques.

Como resultado se han logrado importantes acuerdos orientados a mejorar la gobernanza del sector forestal de nuestro país, esto conlleva a una sólida coordinación entre las distintas instituciones de gobierno involucradas en las diferentes fases de la cadena de producción de la madera; mejorar la transparencia a través del acceso a la información; y fortalecer la participación de la sociedad civil en la definición de las políticas públicas del sector.

Los principales resultados alcanzados en la negociación son presentados en este evento, iniciando con los antecedentes de los procesos de consulta, los principales problemas encontrados y que han servido para construir los principales Anexos del AVA FLEGT:

El Listado de productos y la procedencia de estos productos,

La definición de legalidad y las leyes que la respaldan contenidas en las Tablas de legalidad,

El Sistema para Asegurar la Legalidad en Honduras, el papel de las instituciones, los operadores forestales privados y las organizaciones de sociedad civil y los mecanismos de coordinación entre éstos actores.

La auditoría independiente que servirá para medir los avances y dificultades en la implementación del AVA y proponer las recomendaciones para los ajustes que se requieran.

Finalmente se señalan las acciones necesarias que deben desarrollarse para reforzar la gobernanza contenidas en las Medidas Complementarias.

La aplicación de las leyes en fundamental para asegurar una buena gobernanza, para combatir la corrupción y reforzar los derechos de las comunidades para que los boques además de su hogar sean un medio de vida.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *